Epilepsia Barcelona

Tratamos a nuestros pacientes como nos gustaría ser tratados

Ejercicio y Epilepsia: Hablamos Poco, Recomendamos Poco

El ejercicio físico, que es un área que habitualmente se discute entre médico y paciente en muchas dolencias físicas, con frecuencia se olvida en la epilepsia. Existen pocos estudios que se hayan centrado en el ejercicio en pacientes con crisis epilépticas. Además, algunas cosas que a veces ocurren asociadas a la epilepsia, como la sobreprotección por parte de la famila, el aislamiento social, la ansiedad, la depresión y la baja autoestima son barreras al ejercicio. 

Aunque existen algunos pacientes que pueden tener crisis puramente provocadas por el ejercicio físico, son pocos (menos de un 10%). En general, la mayoría de los pacientes no suelen tener crisis durante o después del ejercicio, aunque puede ocurrir. Y un grupo de pacientes considera que les es beneficioso, disminuyendo la frecuencia de crisis. 

Leer más...

Epilepsia postraumática: una complicación de los traumatismos craneales graves. ¿Se puede prevenir?

Los traumatismos craneales pueden acompañarse de diferentes secuelas dependiendo de su tipo, gravedad, y de la localización de las estructuras dañadas. Algunas de estas secuelas son: trastornos afectivos (por ejemplo depresión), ansiedad, trastornos de personalidad, agresividad, cambios cognitivos, dolor crónico, problemas con el sueño, alteraciones motoras o sensitivas, disfunción endocrina, del sistema digestivo, infecciones, problemas respiratorios, parkinsonismo o epilepsia postraumática, en diferentes combinaciones. 

La frecuencia con que aparece la epilepsia postraumática depende del tipo de traumatismo y de su gravedad. En un estudio poblacional bien realizado, se vio que en 5 años tras el traumatismo pueden desarrollar epilepsia el 0.5% de pacientes con traumatimos leves (sin pérdida de conocimiento o amnesia postraumática de menos de 30 minutos de duración, sin fractura de cráneo), el 1.2% de aquellos con traumas moderados (pérdida de conocimiento o amnesia postraumática de 30 minutos a 24 horas de duración, o con fractura craneal), y el 10% de aquellos con traumas graves (contusión cerebral, hemorragia, pérdida de conocimiento o amnesia postraumática de más de 24 horas). En otras series, sin embargo, la frecuencia de epilepsia postraumática llega hasta el 30%, siendo especialmente elevada en las heridas de combate, que suelen producir daño cerebral difuso. Aunque la mayoría de casos de epilepsia postraumática aparecen en el primer año después del traumatismo, pueden hacerlo mucho más tarde, hasta los 10 años, e incluso hasta los 20 en el caso de traumas graves.

Leer más...

Terapias alternativas para Epilepsia: ¿Hay algo de verdad?

Me gustaría revisar algunos datos sobre la eficacia de algunas técnicas “alternativas” (yo las llamaría mejor “complementarias”) que pueden ayudar a los pacientes a controlar mejor sus crisis. 

La inmensa mayoría de pacientes con epilepsia (un 70%) se quedan sin crisis con fármacos antiepilépticos. 

Sin embargo, hay pacientes que a pesar de las medicinas siguen teniendo crisis.

Otros, al darles dosis altas, experimentan efectos secundarios inaceptables. En ellos se han utilizado ciertas técnicas que pretenden mejorar la frecuencia de crisis y la calidad de vida del paciente. 

Se sabe que una educación global sobre la enfermedad es buena para el paciente y su familia, y puede disminuir la frecuencia o las consecuencias de las crisis: reconocer y evitar los factores desencadenantes, reforzar la necesidad de tomar correctamente las pastillas y aprender a comportarse durante las crisis. 

Leer más...

Diagnosticando y tratando crisis no epilépticas

Aunque hay muchas enfermedades que se pueden confundir con la epilepsia, las que encontramos con más frecuencia en la consulta son los síncopes (pérdidas de conocimiento debidas a riego sanguíneo cerebral insuficiente, en general por problemas cardiacos o de regulación de la presión arterial) y las crisis no epilépticas. En estas crisis se producen síntomas (movimientos o sensaciones anormales, falta de respuesta, detención de la actividad, caídas…) que no se deben a descargas eléctricas cerebrales anormales y por lo tanto no son epilépticos. La causa es un conflicto psicológico y por eso se denominan también crisis psicógenas. 

En las crisis psicógenas el paciente no es consciente del conflicto que origina sus síntomas y no puede controlarlos. Para el paciente que las sufre y su familia son muy limitantes y son una causa frecuente de visitas repetidas a urgencias. 

El diagnóstico no es sencillo. Entre el 20-30% de los pacientes que acuden a unidades especializadas de epilepsia tienen en realidad crisis psicógenas, y muchos han sido tratados como epilépticos durante años, recibiendo fármacos que no les ayudan y que pueden tener efectos secundarios indeseables. 

Leer más...

¿Cómo se vive la epilepsia siendo médico?

Recientemente se ha publicado un artículo en Epilepsia (una de las revistas médicas más conocidas y respetadas en nuestro campo) que me impresionó mucho. Pertenece a una sección que se llama “mi historia de epilepsia”. En ella una paciente con epilepsia del lóbulo temporal cuenta sus dificultades a lo largo de los años con los fármacos, una cirugía que no curó las crisis, la experiencia de la maternidad…y los estudios de medicina. Una visión de la epilepsia desde dos perspectivas, como paciente y como médico. 

Leer más...