A los pacientes evaluados para cirugía de epilepsia conviene realizarles un estudio neuropsicológico detallado.

El estudio neuropsicológico proporciona información acerca de la inteligencia general del paciente y también de sus capacidades tanto verbales como manipulativas.

Si se identifican deficiencias en la función de ciertas áreas cerebrales se puede asumir que dichas áreas no funcionan correctamente, y que estas áreas están relacionadas de alguna forma con el inicio o propagación de las crisis. Por ejemplo los pacientes con epilepsia temporal izquierda suelen presentar un deterioro de la memoria verbal.

La evaluación neuropsicológica ayuda también a predecir posibles secuelas cognitivas de la cirugía de epilepsia (por ejemplo caída de memoria en el caso de la epilepsia temporal).