Factores principiantes de crisis en Epilespia: lo que hay que evitar

En epilepsias de difícil control, pueden alternar temporadas en las que las crisis permanecen relativamente controladas con otras de empeoramiento brusco, que limitan la independencia del paciente y empeoran su calidad de vida.

Algunos cambios de medicación, principalmente la bajada de dosis sobre todo si es brusca, pueden causar empeoramiento. Pero también se produce lo que se ha llamado empeoramiento paradójico por aumento de dosis o por exceso de medicación. En este caso, tener más crisis puede ser una manifestación más de intoxicación, junto a otras como confusión, mareo o desequilibrio.

En determinadas epilepsias hay que evitar ciertos tipos de fármacos, que pueden agravar ciertos tipos de crisis. Por ejemplo se desaconseja la utilización de lamotrigina en pacientes con síndrome de Dravet.

Hay también factores externos que pueden empeorar la epilepsia. Estos se revisan con detalle en un artículo publicado recientemente en Epilepsy and Behavior (Bartolini and Sander, 2019).

Los precipitantes externos de crisis más conocidos son el estrés emocional, la deprivación de sueño y el cansancio. Se conocen a través de lo que cuentan los pacientes y son muy objetivos.