Epilepsia Barcelona

Tratamos a nuestros pacientes como nos gustaría ser tratados

¿Cuántos pacientes responden al tratamiento antiepiléptico?

Aproximadamente un 70% de los pacientes se van a controlar con fármacos antiepilépticos.  

La desaparición de las crisis con el primer fármaco utilizado es un signo de buen pronóstico, aunque muchos pacientes responden al segundo fármaco o a una combinación de dos.

Incluso después de haber fallado varios fármacos, algunos pacientes se quedan sin crisis tras probar algún fármaco nuevo, por lo que conviene no perder la esperanza y ponerse en manos del epileptólogo para seguir intentándolo.

¿Pueden los fármacos antiepilépticos tener efectos beneficiosos?

El primer efecto beneficioso de los antiepilépticos es controlar las crisis epilépticas, reduciendo la excitabilidad neuronal que está aumentada en los pacientes.  

Algunos fármacos pueden tener también otros efectos positivos, útiles en algunos pacientes; por ejemplo la lamotrigina, el ácido valproico, la carbamazepina, la oxcarbacepina y la eslicarbazepina pueden estabilizar el estado de ánimo, y el topiramato puede disminuir la frecuencia de cefalea en pacientes que tengan migraña y epilepsia

¿Qué hay que considerar a la hora de escoger un fármaco antiepiléptico?

Actualmente hay un gran número de fármacos en el mercado para tratar la epilepsia.

La elección debe basarse en el tipo de epilepsia, tipo de crisis y circunstancias del paciente (edad, sexo, deseo de embarazo en el caso de las mujeres, otras enfermedades que tenga el paciente además de la epilepsia y circunstancias sociales y laborales).

El epileptólogo es la persona más adecuada para realizar esa elección, pero es conveniente que el paciente también participe activamente. 

¿Cuáles son los efectos secundarios de los fármacos antiepilépticos?

Muchos pacientes expresan su temor de experimentar efectos adversos intolerables con la medicación antiepiléptica. Hay que decir que, en general, los nuevos fármacos se toleran mucho mejor que los antiguos y se asocian a menos efectos adversos a corto y a largo plazo, por lo que la mayoría de pacientes tratados pueden llevar una vida normal. 

Los efectos secundarios más frecuentes se derivan de la acción sobre el sistema nervioso: somnolencia, fatiga, cierta sensación de mareo, cefalea…Si se va aumentando la dosis poco a poco en general estos efectos son leves y además el paciente se acostumbra con el tiempo.  

Efectos adversos graves, por ejemplo hepatitis, pancreatitis, disminución de los recuentos sanguíneos o alergias graves pueden verse asociados a algunos fármacos (sobre todo antiguos), pero son poco frecuentes.  Otros efectos metabólicos (por ejemplo osteoporosis, que se ve asociada sobre todo a la utilización de fármacos inductores hepáticos) se suelen ver durante tratamientos crónicos a largo plazo. 

Hay otros fármacos que pueden producir lentificación psicomotora (mayor lentitud del pensamiento y de reacción, dificultad para encontrar las palabras).  

Por eso se prefiere no utilizar estos fármacos, sobre todo en niños escolarizados y en personas mayores que ya puedan tener problemas de memoria. 

Algunos fármacos también pueden producir alteraciones del estado de ánimo o de la conducta. Es preferible evitarlos en pacientes que tengan una historia psiquiátrica previa. 

Un efecto adverso grave de algunos antiepilépticos es la teratogenicidad, o capacidad de producir malformaciones fetales si se toman durante el embarazo. El riesgo es mayor con algunos fármacos antiguos como el ácido valproico y depende también de la dosis utilizada. Muchos fármacos más nuevos son seguros en el embarazo y también se pueden tomar durante la lactancia. 

El epileptólogo conoce todos estos efectos secundarios, elegirá aquel con un perfil de seguridad más adecuado al paciente y le informará de todos los problemas que puedan surgir durante el tratamiento. 

Últimas entradas

Uniendo fuerzas para luchar contra la Epilepsia a nivel mundial

A finales de mayo se va a reunir la Asamblea Mundial de la Salud y será una gran oportunidad para ver cómo se hace frente a un reto de salud global: la epilepsia. Es un momento crítico, ya que existía un plan del 2015 de la Organización Mundial de la Salud que exigía a los gobiernos comunicar los avances en el cuidado de esta enfermedad a los 3 años.

Entre los médicos, científicos, asociaciones de pacientes y entidades privadas, existe el temor de que a partir del 2018 se frenen los esfuerzos para luchar contra esta enfermedad.

Desde el punto de vista de salud mundial con frecuencia no se da a la epilepsia la importancia que merece. Globalmente es el trastorno neurológico crónico más importante, afectando a más de 50 millones de personas (más que el virus del SIDA). Además, la carga de la epilepsia cae sobre muchas poblaciones vulnerables, ya que casi el 80% de los pacientes vive en entornos rurales con pocos recursos. Aunque hay muchas medicinas eficaces para tratar esta enfermedad, el 75% de los pacientes en el mundo no pueden acceder a tratamientos adecuados. Como consecuencia, las personas con epilepsia y sus familias con frecuencia se enfrentan al estigma, problemas psicosociales y de salud general.

Leer más...

Epilepsia después de un ICTUS: ¿Qué es y cómo tratarla?

Los ictus son la causa principal de epilepsia en personas mayores. Entre un 2 y 5% de los pacientes con ictus van a presentar crisis a medio o largo plazo.
Se consideran crisis epilépticas tempranas las que ocurren en menos de 7 días desde el ictus, y tardías las que suceden más tarde. Se consideran factores de riesgo para la epilepsia tras un ictus el que haya habido hemorragia cerebral, los ictus extensos, la localización (los ictus que afectan más a la corteza cerebral causan más epilepsia) y la menor edad del paciente. Aunque se necesitan estudios más grandes para confirmarlo, algunos autores han encontrado que la utilización de estatinas (los fármacos que disminuyen el colesterol) se asocia a menor incidencia de crisis después de un ictus. El recibir o no trombolisis no parece afectar a la aparición de crisis.

El riesgo de recurrencia después de una crisis temprana es bajo, y se considera que no es necesario el tratamiento antiepiléptico a largo plazo, aunque puede ser apropiado un tratamiento temporal, especialmente si se presentan múltiples crisis durante la fase aguda del ictus. No hay ningún fármaco, además, con eficacia demostrada para prevenir las crisis tardías.

Leer más...