EXPERTOS PROPONEN CAMBIAR EL TERMINO “FARMACOS ANTIEPILEPTICOS” POR “FARMACOS ANTICRISIS”

A los medicamentos utilizados para controlar las crisis antiepilépticas se les viene llamando desde hace años “fármacos antiepilépticos”; sin embargo, sabemos de ellos que no impiden que se desarrolle la epilepsia en alguien que tiene factores de riesgo, ni que tampoco modifican el curso natural de la enfermedad. En una palabra, no curan la epilepsia,

CENOBAMATO: UN FARMACO ALTAMENTE EFICAZ EN EPILEPSIAS DIFICILES

Afortunadamente, las medicinas antiepilépticas (o como algunos colegas proponen llamarlas, las medicinas anticrisis), son capaces de controlar las crisis en aproximadamente el 70% de los pacientes. El 30% restante tiene lo que se denomina “epilepsia resistente a fármacos”. Estos pacientes pueden tener otras opciones de tratamiento incluyendo la cirugía, las técnicas de estimulación cerebral y

Nuevos fármacos antiepilépticos: nuevos mecanismos de acción, nuevas esperanzas

Durante los últimos años hemos visto aumentar de forma muy importante el número de fármacos disponibles para tratar la epilepsia. 

La mayoría de los fármacos antiepilépticos “tradicionales” (por ejemplo la fenitoína o la carbamazepina) actúan principalmente bloqueando unos canales de membrana celular que se denominan canales de sodio. Estos canales permiten que entre rápidamente el sodio en el interior de la célula, volviéndose más excitable y pudiendo generar los llamados potenciales de acción repetitivos, que son la base de la actividad eléctrica anormal  que se ve en pacientes con epilepsia. Los bloqueantes cierran los canales de sodio y hacen que las neuronas sean menos excitables, permaneciendo más tiempo en reposo.