¿SE PUEDEN UTILIZAR PARA TRATAR LA EPILEPSIA FARMACOS QUE TENIAN OTROS USOS?

Pues parece que la respuesta es sí.  La expresión técnica es el “reposicionamiento”.  Significa que un medicamento que se utilizaba para un problema determinado se comienza a usar para otro diferente.  Es el caso de la fenfluramina, que empezó a comercializarse para perder peso en adultos, pero acabó retirándose del mercado porque podía producir algunos

Cenobamato, una nueva opción farmacológica para el tratamiento de la epilepsia

Los pacientes cuyas crisis continúan a pesar de haber probado varios fármacos antiepilépticos tienen mucha necesidad de que la industria farmacéutica siga colaborando con investigadores básicos y con clínicos para desarrollar nuevos productos que puedan ayudarles.
Afortunadamente, siguen realizándose estudios con nuevas moléculas que muestran eficacia y buena tolerabilidad en pacientes con epilepsia.

Buscando nuevas opciones para tratar acúmulos de crisis

Como ya he comentado alguna vez en este blog, la situación de urgencia a la que se enfrentan con más frecuencia los pacientes con epilepsia y sus médicos (especialmente si la epilepsia es resistente) son las crisis en acúmulos. El mayor peligro que tienen estos acúmulos es que pueden evolucionar a estatus epilepticus y por eso es necesario tratarlos lo más precozmente posible, idealmente en casa para evitar tener que acudir a urgencias. 

En Estados Unidos está aprobado el diazepam rectal (en España se llama Stesolid®) y en Europa también el midazolam bucal (Buccolam®). Se sigue buscando alternativas que sean más fáciles de usar y más eficaces, a ser posible con menos efectos adversos.